Sociología de la telefonía móvil: segunda parte

 

En estos tiempos, la importancia crucial de fábricas organizadas rígidamente y zonas urbanas densamente pobladas para el desarrollo de las sociedades industrializadas ha demostrado una vez más que el logro de mayores niveles de complejidad social y económica (producción) todavía está basado la proximidad física de muchos individuos humanos en ubicaciones muy estables.

 

Los efectos contractivos de estos dos factores físicos parecen aumentar en el transcurso de la diversidad biológica y la evolución socio-cultural, ya que chocan más y más con algunos otros resultados de esta misma evolución: el aumento de la movilidad espacial, por un lado, y la creciente capacidad de comunicación sobre el otro.

 

Así, los animales son mucho más afectados que las plantas, ya que pueden comunicarse entre sí, y debido a la necesidad de estar físicamente cerca produce enfrentamientos con otra capacidad más valiosa, la de supervivencia y adaptación activa: la locomoción.

 

De hecho, la importancia funcional de la locomoción está muy degradada por el hecho de que

 

  1. a) mientras se mueve, los polos comunicativos potenciales son minimizados o incluso totalmente suspendidos,
  2. b) como resultado del movimiento corporal, las distancias espaciales se vuelven inabarcables.

 

Este panorama cambia abruptamente con la aparición de la telefonía móvil.

 

La expansión del uso de teléfono celular como un desafío multidimensional para la teoría sociológica y la investigación
Desde sus inicios a finales del siglo XIX hasta los últimos años, el teléfono ha recibido muy escasa atención de la sociología y las ciencias de la comunicación. En particular, no se han hecho esfuerzos considerables para obtener una sinopsis de sus múltiples impactos en diversas esferas de la vida social, y no se ha intentado una teoría integrada con debida atención a la evolucionado sobre las funciones específicas y las consecuencias de la comunicación telefónica. Este déficit sólo ilustra la mayor tendencia a ignorar el impacto de las tecnologías en los aspectos de la vida cotidiana. Incluso Erving Goffman, a pesar de centrarse completamente en la vida cotidiana, casi ha ignorado el teléfono: retratar la vida moderna de las personas de una manera antigua contemplando sólo una secuencia de encuentros cara-a-cara-encuentros ya no es posible.

Etiquetas: , , , , ,