En qué cambiaron nuestra vida los smartphones

 

Encontrarte con una batería muerta, en mal estado o funcionamiento y que el teléfono dure un suspiro puede ser una de las cosas más frustrantes de nuestros problemas cotidianos. Ese vacío de no saber cómo continuó la conversación en el grupo de mensajería instantánea que estábamos teniendo o si te has perdido un texto, son momentos de real sosobra. O hay esos momentos en los que realmente deberías estar haciendo otra cosa, pero el rumor de tu smartphone te atrae a su pantalla una y otra vez. Pequeños detalles que muestran como los smartphones y su tecnología lo han cambiado todo.

No menos de una autoridad del New York Times postula que “ordenadores y teléfonos móviles, y el constante flujo de estímulos que ofrecen, plantean un nuevo desafío profundo a enfocar y cambios en el aprendizaje“.

Los Gadgets nos ayudan a hacer las cosas rápido. Pero a veces, vale la pena preguntarse si su constante, resplandeciente brillo nos ayuda a hacerlo bien. Siempre puede verse como una bendición o una maldición.

Hubo un tiempo en donde podía escucharse: “Lo siento, me salió por unos minutos” y funcionaba como excusa cuando tu jefe llamaba para entrar a trabajar un Sábado. Ahora, incluso “estoy de vacaciones en Bulgaria”, “Estoy en el centro de L.A. las horas punta de tráfico” o “Estoy actualmente en la mesa de operaciones” podría no funcionar. ¿Porqué? Porque la tecnología de un smartphone nos hace accesibles todo el tiempo.

Todos tenemos un teléfono móvil con nosotros en todo momento. Honestamente, ¿Cuándo fue la última vez que escuchó la frase “no tengo un teléfono celular” de alguien que vive en una nación industrializada?

El inconveniente es que, en cierto modo, nosotros nunca logramos salir de la oficina.

Y en todo caso, salir de la oficina nos sigue encarcelando en una realidad ineludible, que puede resumirse en un ejemplo. Guionistas y directores de películas de terror se encuentran en una encrucijada. Ya que en un film de este género las audiencias pueden aceptar un asesino serial loco en medio de un jardín maternal o un zombie en medio de un hogar de ancianos, pero no que la niñera o la enfermera no tengan a mano un teléfono celular para pedir ayuda. Ineludiblemente, los smartphones nos han cambiado todo.

 

Etiquetas: , , , , , , ,